Bélgica promete producir energía con un reactor en tan solo un segundo para todo un año

Bélgica promete producir energía con un reactor en tan solo un segundo para todo un año

Una de las características más destacadas del reactor es su capacidad para generar en solo un segundo la cantidad de energía que una familia típica consume en un año.

Foto: Getty images.
  • Kim Ramos | 28-06-2024.5:27 pm.

Bélgica está avanzando en la frontera de la tecnología nuclear con la construcción de un innovador reactor cerca de Amberes, que promete no solo una producción de energía altamente eficiente, sino también una contribución significativa en la lucha contra el cáncer. 

El proyecto, denominado Myrrha (Reactor de Investigación Híbrido Polivalente para Aplicaciones de Alta Tecnología), se sitúa en el Centro de Estudios de la Energía Nuclear (SCK CEN) de Mol, en el noroeste del país.

El reactor Myrrha representa una innovación en el ámbito de la energía nuclear al ser alimentado por un acelerador de partículas, lo que le permite generar 100 veces menos residuos que los reactores tradicionales.

Este diseño subcrítico significa que el reactor no contiene suficiente material fisible para mantener una reacción en cadena de forma independiente. En su lugar, los neutrones producidos por el acelerador Minerva son los que impulsan el núcleo del reactor, haciendo posible su operación.

Una de las características más destacadas de Myrrha es su capacidad para generar en solo un segundo la cantidad de energía que una familia típica consume en un año. Con una estructura final de 300 metros de largo y una potencia de 2.4 megavatios, este reactor no solo es eficiente sino también increíblemente seguro.

El proyecto Myrrha se concibió por primera vez en 1998 y está diseñado para desarrollarse en tres fases principales. La primera fase, que debería completarse entre 2026 y 2028, implica la construcción de un acelerador de partículas lineal con una potencia máxima de 100 megaelectronvoltios (MeV).

En la segunda fase, prevista para 2033, esta potencia aumentará hasta los 600 MeV, lo cual es suficiente para alimentar el reactor, cuya construcción se llevará a cabo en la tercera fase. Se espera que Myrrha entre en pleno funcionamiento entre 2036 y 2038.

El proyecto cuenta con un presupuesto total de 1,600 millones de euros, financiado inicialmente con 558 millones de euros provenientes del gobierno belga y fondos europeos. No obstante, para completar el desarrollo, será necesario atraer inversiones privadas adicionales.

Una de las promesas más destacadas de Myrrha es su capacidad para reducir significativamente el volumen y la vida útil de los residuos nucleares a través de la “transmutación”.

Este proceso puede disminuir la radiotoxicidad de los residuos de 300,000 a 300 años, lo cual representa un avance monumental en la gestión de desechos nucleares. Además, Myrrha se enfriará utilizando una mezcla de plomo y bismuto en lugar de agua, lo que podría convertirse en una opción viable para la industria nuclear en el futuro.

Myrrha también tiene aplicaciones médicas cruciales, especialmente en la investigación y el tratamiento del cáncer. El reactor podría proporcionar una fuente estable y segura de radioisótopos necesarios para ciertos tipos de tratamiento y diagnóstico.

Según un estudio de la consultora PwC, se estima que el impacto económico del proyecto Myrrha será de 6,400 millones de euros. Actualmente, trabajan en el proyecto 230 personas de 25 países diferentes, lo que subraya su carácter internacional y colaborativo.

Ecuador detiene actividades laborales por problema con energía