Bebé de seis semanas muere tras ser sumergido tres veces en agua bendita

Bebé de seis semanas muere tras ser sumergido tres veces en agua bendita

El caso ha conmocionado en las redes sociales, donde hay opiniones distintas sobre el ritual que dejó como resultado la muerte del pequeño.

tres veces Imagen ilustrativa y cortesía. / Vía Google.
Jacqueline Alvarenga
  • Jacqueline Alvarenga | 04-02-2021.7:36 pm.

Rumania.- Un bebé de seis semanas murió luego de ser sumergido tres veces en agua bendita durante un bautizo de una iglesia ortodoxa y ahora el sacerdote es  investigado por homicidio.

Según medios locales, el pequeño antes de ser bautizado lloraba sin poder ser controlado, alertando de que algo estaba ocurriendo, pero tanto sus padres como el líder religioso hicieron caso omiso a su llanto.

A pesar de los gritos y sollozos del recién nacido, el sacerdote decidió seguir con el bautizó y sumergió tres veces al pequeño en la bañera de la iglesia, como dice la tradición.

Posteriormente, el bebé empezó a dar signos de que algo estaba mal y fue trasladado a un centro asistencial, donde confirmaron que falleció de un paro cardíaco.

Además, se confirmó que el pequeño tenía líquido en sus pulmones producto de ser sumergido mientras llorada de manera incontrolable.

El caso ha conmocionado en las redes sociales, donde hay opiniones distintas sobre el ritual que dejó como resultado la muerte del pequeño.

Expertos en la religión explicaron que sumergir tres veces al niño en agua ahora no es tan necesario, que puede sustituirse con ponerle un poco de agua en su cabeza.

“La muerte de un recién nacido a causa de esta práctica es una gran tragedia. Este riesgo hay que descartarlo para que triunfe la alegría del bautismo“, escribieron pobladores.

Son más de 56 mil firmas que se han recolectado para exigir a las autoridades que se cancele el ritual.

El portavoz de la Iglesia Ortodoxa, Vasile Banescu, reiteró que los clérigos podrían simplemente verter un poco de agua en la frente del bebé y evitar sumergir tres veces al pequeño para no provocar tragedias.

Por su parte, el arzobispo que ahora es investigado indicó que no cambiará el ritual y que no se dejará intimidar.