California, Estados Unidos. Un jurado californiano, determino que la empresa químico farmacéutica alemana, Bayer, deberá pagar 2,000 millones de dólares a una pareja que argumenta que el herbicida “Roundup” les causó cáncer.

El jurado de determino que la compañía alemana deberá pagar por los daños causados por el uso de su producto que tiene glisofato. No es la primera vez que Bayer tendrá que pagar por los daños causados a sus clientes.

Según los miembros del jurado, Bayer actuó de forma negligente al no haber hecho advertencias sobre los riesgos asociados a este producto.

La empresa negó las acusaciones e insistió que Roundup es un producto seguro de usar. Bayer compro el producto el año pasado como parte de la adquisición de su rival Monsanto de Estados Unidos, por 66,000 millones de dólares.

Los demandantes son Alva y Alberta Pilliod, una pareja de septuagenarios que contrajo “linfoma no Hodgkin” tras el uso de el herbicida Roundup.

Brent Wisner, el abogado de la pareja, señaló que, “El jurado vio con sus propios ojos documentos internos de la compañía que, desde el primer día, mostraban que Monsanto no tenía ningún interés en descubrir si Roundup era (un producto seguro)”.

El jurado otorgó 1,000 millones de dólares a cada uno por daños punitivos y un total de 55 millones de dólares en daños compensatorios.

Bayer calificó la decisión del jurado como, “excesiva e injustificables, y añadió que tanto Alva como Alberta Pilliod tenían un historial médico en el que figuraban factores de riesgo para linfoma de Hodgkin.

Y asegura que décadas de estudios han demostrado que el glisfato y el Roundup son seguros para el uso humano.