Autoridades del Instituto de Conservación Forestal (ICF) avizoraron una “epidemia” de no tomar las medidas adecuadas para combatir el gorgojo descortezador que amenaza cientos de hectáreas de bosque.

“Si no le ponemos más ganas a esto y no se invierten los recursos suficientes en mayo tendremos una epidemia”, dijo la representantes del departamento de Salud y Sanidad Forestal del ICF, Yensi Yáñez.

Hasta la fecha se contabilizan 32 hectáreas devastadas por la plaga, dejando pérdidas de un millón de lempiras.

El ICF detalló que los incendios forestales, la sequía y la ola de calor hacen que el gorgojo se reproduzca con facilidad.

En el 2018 los lugares más afectados  fueron el municipio de San Marcos, Santa Bárbara con 145.5 hectáreas,; Danlí, El Paraíso, con 71.31 hectáreas y l Valle de Ángeles, Francisco Morazán.

Ambientalistas señalaron que el Estado de Honduras vende los árboles de pino dañados por la plaga, sin auditar los fondos obtenidos.