Australia planea eliminar dos millones de gatos para 2020

Sídney, Australia. El gobierno australiano ha declarado la guerra contra los gatos silvestres, y para 2020 tiene planeado eliminar a dos millones de estos felinos.

“El objetivo es reducir el impacto de los depredadores salvajes (gatos) y aumentar la capacidad de recuperación de nuestras especies nativas”, dicen. Además, hay otra razón: los gatos también “dañan la productividad del sector agrícola de Australia”.

Las autoridades estiman que entre 2 y 6 millones de estos animales deambulan libremente por el país.

La medida fue anunciada inicialmente en 2015, en ese entonces las críticas llovieron, pero esta semana se dio a conocer que, dentro de la estrategia, para eliminar a los felinos, está en lanzar salchichas envenenadas desde un avión, en las zonas del territorio australiano con mayor población de gatos silvestres.

Los gatos salvajes llegaron por primera vez a Australia con la migración europea durante el siglo XVII, desde entonces su población ha aumentado de manera desmedida.

Según Gregory Andrews, el comisionado nacional de especies amenazadas, los gatos silvestres han ayudado a extinguir a aproximadamente 20 especies de mamíferos, esto hace que los gatos salvajes sean la mayor amenaza para las especies nativas de Australia.

Algunas de las especies amenazadas incluyen al bandicoot dorado con forma de rata y la rata conejo. “No estamos sacrificando gatos por gusto, no lo estamos haciendo porque odiamos a los gatos”, comentó el especialista. “Tenemos que tomar decisiones para salvar a los animales que amamos y que nos definen como nació”, agregó.

Diversos grupos defensores de los animales han criticado el plan y han creado peticiones en línea para pedir la derogación de la ley, la cual califican de innecesaria y violenta.

Tim Doherty, un ecologista de la conservación de la Universidad de Deakin, Australia, está de acuerdo en que los gatos silvestres tienen un gran impacto en las especies nativas, pero considera que la propuesta del gobierno no está basada en evidencia.