El abogado criminalista Reynaldo Barahona fue acribillado por desconocidos que portaban indumentaria de la Agencia Técnica de Investigación Criminal (ATIC), frente a las instalaciones de la Corte Suprema de Justicia y Casa Presidencial.

Algo insólito, el abogado fue asesinado frente a las instalaciones de dos poderes del estado, algo que demuestra una vez más que en Honduras las cosas han sobrepasado lo normal y es hora de que los hondureños reaccionen ante los últimos acontecimientos que están suscitando en el país.

La victima quedó boca abajo y vestía un jean color azul, una camisa manga larga cuadriculada azul y blanco y zapatos café, dejó un celular y una agenda sobre una mesa.

Al lugar llegaron familiares quienes lo identificaron como Reynaldo Barahona, quien en febrero del 2017 denunció un plan para eliminarlos junto a otros dos abogados.

Según testigos, individuos sin mediar palabras arremetieron contra el abogado y luego se dieron a la fuga en un vehículo con rumbo desconocido.