Apenas para 20 días tiene agua la represa Los Laureles

La crisis de agua potable en la capital se incrementa cada día. La semana anterior, 181 colonias abastecidas por la fuente superficial de El Picacho quedaron sin el servicio luego que fueron dañadas las tuberías que trasladan el líquido hacia la planta potabilizadora. Se anunció que mañana se restablecería el servicio.

Pero en las últimas horas, la escasez de agua alcanzó a los sectores que reciben el agua desde la represa Los Laureles, pues este embalse podría dejar de funcionar si no se presentan lluvias en los próximos 20 días.

“Así como está la situación, este embalse dejaría de funcionar prácticamente, y lo que haríamos sería reforzar Los Laureles con La Concepción al conectar a ciertas colonias de uno a otro embalse”, aseguró Carlos Hernández, jefe de la Región Metropolitana del Servicio Autónomo Nacional de Acueductos y Alcantarillados (SANAA).

El funcionario agregó que, “de adoptarse la medida, se tendrían que modificar horarios y días de servicio, aunque aún está en estudio, pero se tendría listo para finales de mayo”.

En Los Laureles aún hay agua para abastecer hasta el 15 de junio, ya que actualmente reporta una producción de 361 litros por segundo, no obstante, el nivel de volumen que reporta es de apenas el 19 por ciento de su capacidad total, reveló Hernández.

Sin embargo, “de ese 19 por ciento que hay, no toda se puede usar; tiene dos millones de metros cúbicos, de esos, se pueden utilizar un millón y medio nada más”, destacó el jefe regional del ente autónomo.

Escasez

Los niveles de los dos embalses -Los Laureles y La Concepción- están por debajo del 20 por ciento y son con los que se abastece a más del 60 por ciento de la población total de la capital.

Son al menos 800 mil personas las que reciben el vital líquido de estas represas, que en el caso de La Concepción, su producción es de apenas 600 litros por segundo.

Debido a la escasez, los sectores más afectados son los abastecidos por El Picacho, que reciben el agua cada siete días, y tras los incidentes con las tuberías, se les brindará agua doce días después de la última vez que la recibieron.

Entre los sectores más afectados están las colonias La Era, La Sosa, La Travesía, El Sitio, 30 de Noviembre, así como los barrios El Bosque y Buenos Aires.

La cobertura del SANAA es de 1.3 millones de capitalinos, que se abastecen por juntas de agua y fuentes superficiales.

Para aplacar estas situaciones y evitar futura escasez, la Alcaldía Municipal realiza estudios de factibilidad de trasladar agua desde la represa del río Nacaome hacia la represa La Concepción, a lo largo de una línea de conducción de 38 kilómetros, con cinco estaciones de bombeo, aseguró Roberto Zablah, director de Infraestructura Vial.

El funcionario aseveró que “estamos acelerando el estudio y diseño de una nueva represa en el río Ojojona, y posiblemente en una alta producción podríamos también alimentar a Los Laureles”

Por: Yinely Suazo/El Heraldo