El Banco Interamericano de Desarrollo (BID) confirmó el fin de semana una inversión de ocho millones de dólares para concluir el Trans-450, cuya obra ha sido calificada como un monumento a la corrupción por un sector de la población.

El representante del BID en Honduras, Eduardo Almeida, detalló que el alcalde de Distrito Central, Nasry Asfura, garantizó concluir la obra en el 2020.

“Se están invirtiendo ocho millones de dólares que faltan del proyecto, son los remanentes y se espera invertir cuatro millones este año”, dijo Almeida.

La construcción del Trans-450 fue promovida por el exedil Ricardo Álvarez, quien inauguró una primera etapa en el 2013 sin que se pusiera en marcha el proyecto.

El Trans-450 tiene un costo de 50 millones de dólares (1,230 millones de lempiras)  producto de préstamos con entes internacionales.

Honduras, desde el 2017 paga una cuota de 900 mil dólares por el millonario financiamiento de un proyecto que no ha dejado beneficios a la población.