El presidente mexicano Andrés Manuel López Obrador prometió mejorar la atención que se da a los migrantes centroamericanos que se encuentran en Tijuana. Muchos de los migrantes están en condiciones deplorables.

Donald Trump, mandatario estadounidense, ha presionado a México para que los aspirantes a refugio sean albergados mientras se resuelve la petición.

“Nosotros estamos muy pendientes de la situación de los migrantes centroamericanos en Tijuana y cada vez vamos a mejorar la atención humanitaria, se va a proteger los derechos humanos de los migrantes”, aseveró López Obrador en una conferencia de prensa. El mandatario agregó que “vamos a buscar la forma de que estén mejor, de que no les falte alimentación, que no les falte atención médica, que tengan todo el apoyo.

Olga Sánchez, secretaria de Gobernación, informó que se “pretende dar visas humanitarias, visas temporales, visas de trabajo, visas de cualquier cantidad de opciones que nos dé la ley para poder regularizar la situación jurídica de los migrantes”.

La funcionaria consideró que lo más urgente para los migrantes es ejercer su derecho a la identidad, ya que muchos de ellos son blanco de redes de traficantes de personas y de drogas. “Para proteger los derechos de estos migrantes, el primer derecho es su derecho a la identidad, quiénes son, que se registren, que nos den sus nombres, si vienen con familias, si vienen solos, de dónde vienen”, afirmó Sánchez.

Según información de autoridades mexicanas, cientos de migrantes solicitaron la repatriación, mientras más de 2000 empezaron a regularizar su estatus en México para instalarse definitivamente.

La caravana que llegó a sumar unas 7,000 centroamericanos empezó a disolverse. Al menos 2000 migrantes se encuentran en un nuevo albergue de Tijuana, frontera con San Diego, instalado para recibirlos a finales de noviembre.