El designado Presidencial del régimen, Ricardo Álvarez, solicitó al Congreso Nacional promover una ley para castigar a los dueños de la tierra donde se registren incendios forestales.

Según el delegado del régimen, el 65 por ciento de los siniestros en el bosque inician en propiedad privada.

“El propietario de la tierra a donde se queme el bosque, la grama o esa propiedad… Le caiga una inhabilitación o una veda de cien años”, manifestó el exedil del Distrito Central.

Álvarez, sugirió que la veda no les permita realizar venta, alquiler, ni otra actividad en las propiedades.

En ese sentido, aseguró que los propietarios de la tierra permiten que eso ocurra y que su idea ha funcionado en otros lados del mundo.