Una perfumería rusa Nimere Parfums tuvo que pedir disculpas públicas debido al profundo rechazo que tuvo el lanzamiento de una nueva fragancia nombrada como “Sexual Harrassment” (Acoso Sexual).

Eremin, detalló que fue un error de su parte “no pensar en las víctimas de una situación de violencia como la que implica un caso de acoso sexual”.

“Únicamente pensé en mi propia libertad creativa y en mi ego, cometí un error”.

La compañía decidió eliminar el perfume de las ventas y  se estará vendiendo con otro nombre diferente.