Abogados se retiran y no representarán a Trump en la demanda federal en Pensilvania

Abogados se retiran y no representarán a Trump en la demanda federal en Pensilvania

La firma de abogados se convirtió en la tercera en distanciarse de las demandas postelectorales de la campaña de Trump.

Donald Trump demanda El presidente Donald Trump habla durante un evento en la base conjunta Myer-Henderson Hall, en Virginia, el lunes 30 de septiembre de 2019. (AP Foto/Evan Vucci)
Jacqueline Alvarenga
  • Jacqueline Alvarenga | 13-11-2020.4:33 pm.

El bufete de abogados Porter Wright Morris & Arthur se retiraron y no representarán al presidente Donald Trump en la demanda federal que busca bloquear la certificación de los resultados electorales en Pensilvania.

Según la firma de profesionales del Derecho, se presentó una moción para retirarse de la demanda de Pensilvania diciendo que la firma había llegado a un acuerdo mutuo con la campaña de Trump.

Con el retiro supuestamente los demandantes, o sea la campaña del mandatario, recibirán un mejor servicio que podría aportar a un fallo favorable al gobernante.

The New York Times informó que la moción se produce luego que varios profesionales renunciaran al bufete como acción de protesta, apoyando una campaña que impulsó anti-Trump Lincoln Project.

Se detalló que Porter Wrigjt recibió más de 580 mil dólares en honorarios legales por parte de la campaña de Trump, lo que ha despertado la inconformidad del simpatizantes de la institución oponente al gobernante.

Los críticos del mandatario han iniciado campañas masivas para que los ciudadanos critiquen las firmas que están afines al gobierno republicano y presionarlas a dejar sus representaciones.

La firma en un comunicado de prensa recordó su larga historia de trabajos en leyes electorales durante las que han representado tanto a republicanos como a demócratas.

“Esperamos críticas en tales casos, y afirmamos el derecho de todas las personas a expresar preocupación y desacuerdo”, dijo la compañía.

Además, los togados decidieron retirarse de representar una demanda en el estado de Arizona que argumenta que los trabajadores electorales privaron de sus a los votantes cuyas papeletas fueron marcadas incorrectamente.

La firma de abogados se convirtió en la tercera en distanciarse de las demandas postelectorales de la campaña de Trump.