Aunque usted no lo crea y le parezca sacado de las historias de Ripley’s, los hondureños comienzan a pagar desde ya 690 millones de lempiras por deuda de una obra que NO funciona: el Trans 450.

Este 2017, tiene que empezarse a pagar los intereses y capital que es alrededor de 940 mil dólares (22.3 millones de lempiras) en dos cuotas, y la primera se debe realizar este mes y el próximo desembolso en diciembre

La deuda es un total de 30 millones de dólares, aproximadamente 690 millones de lempiras, y se debe cancelar al Banco Interamericano de Desarrollo (BID). El colmo para los capitalinos, es que cada día observan cómo la obra gris del Trans450, la demuelen, la vuelven a diseñar y lo peor de todo: no miran ninguno de los famosos trans buses que prometió Ricardo Alvarez y ningún esfuerzo por conseguirlos de parte de Tito Asfura.

Mirá el insólito y triste reportaje de esta realidad: